¿Que instinto despertó el dron en el curvo para que le atacara como a una presa?

¿Quizás lo vió como un rival de territorio de caza? Seguramente que sí. El hecho se registró en Australia por el destinatario del paquete. Tras viralizarse el vídeo la empresa de envíos a domicilio mediante drones tomó una decisión.

En el siguiente vídeo se puede ver el momento del ataque.

EL VENERADO CUERVO Y EL DRON

En un día soleado de este último mes de septiembre, un ciudadano llamado Benjamin Anthony Roberts decidió que era hora de merendar y realizó un pedido de forma habitual a la empresa de drones de reparto de comida a domicilio, desde una zona situada al norte de Canberra.

Como venía siendo habitual, repetía de vez en cuando la operación, que había llevado a cabo durante los meses de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Tras realizar su pedido a su cadena de café favorita, Roberts salió de su casa a esperar al moderno delivery, ya que su paquete iba a ser entregado por un dron.

Un cuervo grande mide entre 52 y 69 cm de longitud y su peso varía de 0,69 a 1,7 kilogramos. Los cuervos grandes viven generalmente de diez a quince años, pero algunos individuos han vivido cuarenta años. El cuervo grande coexiste con los humanos desde hace miles de años y en algunas regiones es tan abundante que se considera una especie nociva. Según los estudiosos de estos animales, los cuervos grandes son extremadamente inteligentes.

Quizás pensó que el dron era una especie rival, que había invadido su territorio, y decidió lanzarle un ataque de advertencia con toda su fuerza natural. En otro contexto el cuervo grande ha sido venerado en muchas culturas como un dios o un símbolo espiritual. A todos nos trae a la memoria el cuervo que siempre acompaña a Odín el dios nórdico de los vikingos.

Cuervo Grande

El pico del cuero es fuerte, negro y ligeramente curvado, lo que le permite atenazar con fuerza a sus presas. Además posee un formidable y fornido cuello que le permite girar a su presa con contundencia. Podría decirse que la base de su alimentación, es comerse todo lo que pille. Los cuervos obtienen alrededor de la mitad de su comida gracias a la depredación.

Pero esta sofisticada entrega en esa zona de la capital australiana, se vio frustrada por la naturaleza y la acción de un cuervo que vive en un árbol cercano a la casa de Roberts. Al ver que el dron se aproximaba a su domicilio en la calle haven, el cuervo se abalanzó sobre el dispositivo volador.

Roberts tuvo la antelación suficiente para grabar un vídeo y registrar así con su smartphone, la forma en que se produjo el ataque. En el video se puede ver con claridad,  cuando su paquete estaba casi a punto de llegar a su destino, que el cuervo agarrá con el pico uno de los extremos del dron.

Tras intentar frenar al dron o hacerle daño de alguna forma, y ver que no lo lograba, el cuervo cesó su ataque unos segundos después. Finalmente el dron había resistido el contundente ataque, a pesar de la mala uva del gran cuervo. Pudo así finalizar su labor y su cometido. El dron logró finalmente bajar con una cuerda el paquete, que fue recibido por Roberts con los brazos abiertos.

Algunos especialistas aseguraron que el ataque pudo ser debido a que los cuervos son aves muy territoriales. Y, en especial, actúan de esa manera cuando algún peligro acecha a su nido. Pero a la vez, también le pudo resultar extraño, peligroso, molesto y ruidoso, y simplemente decidió darle un picotazo para intentar sacarle un ojo de dron, y dejarle tuerto para siempre. De todos es conocido el refrán “Cría Cuervos, y te sacarán los ojos”.

Wing, la empresa de drones, suspendió las entregas en esa zona hasta que un especialista ornitólogo, les de un informe completo. “Mira que si en vez de ser un solo cuervo, son una bandada de cuervos”. Estaríamos hablando del final de la existencia del dron, o al menos del final de su primera existencia, ya que la cualidad de ser máquinas, les permite se reconstruidos, con nuevas piezas, no como los venerados cuervos.

 

Pin It on Pinterest